02 Nov 22 802

Una prostituta jovencita tiene que atender a un viejo verde pervertido

+ 0No se puede votar dos veces

Descripción

El oficio de prostituta es muy sacrificado, sobre todo cuando las mujeres tienen que hacer cosas que realmente no les gustan nada. Una de esas es tener que follar con ancianos. Estos viejos verdes pervertidos con fantasías de follarse a jovencitas de la edad de sus nietas, a menudo les exigen que hagan cosas horrendas y, ellas, no tienen mas remedio que aceptar. Este viejo, por ejemplo, le ha pedido a la pelirroja que le comiera el culo. Ese culo flácido, y viejo era realmente horrible, tanto que cuando le ordenó que le hiciera una mamada, se alegró. Prefería chuparle la polla o que se la follara antes que hundir la lengua en ese ojete arrugado.