12 Abr 23 778

Un juego de seducción con la hijastra terminó con una follada

+ 0No se puede votar dos veces

Descripción

El padrastro y la hijastra se pusieron a coquetearse sabiendo que estaban corriendo el riesgo de acabar follando. Es que la guarrilla estaba en bragas, con una camiseta casi transparente que dejaba ver sus pezones, y el cerdo tenía la polla como una piedra de solo verla. El cabrón le ofreció un Chupa Chups a cambio de que posara un poco para él, y una vez que empezó a chuparlo, le ofreció algo mas grande e interesante… que nunca antes había probado. A la hijastra le pareció una muy buena idea que la primera polla que probara fuera la de su padrastro, así que empezó a hacerle una mamada y, como era de esperar, acabaron echándose un polvo infernal.