11 Ene 24 163

Sheena Shaw no se puede quedar quieta mientras se la follan

+ 0No se puede votar dos veces

Descripción

Follar con Sheena Shaw es como montarse en una montaña rusa. La rubia se vuelve loca cuando le meten la polla en el coño y se desespera tanto que empieza a cambiar de posturas todo el tiempo. De sentarse sobre el rabo en la silla, pasa a ponerse a cuatro patas y de allí a arrodillarse a mamarla. Cuando se queda sin repertorio se echa sobre la alfombra y, en el suelo, se hace taladrar el coño en varias posiciones hasta encontrar la mejor, que no es otra que la que le permite sentir las embestidas de la polla más adentro. Viendo lo zorra que es, no hace falta aclarar que, obviamente, al final siempre acaba tragándose las corridas.