11 Abr 23 802

Mi vecina me llamó con la excusa de que no le andaba el ordenador para que me la follara

+ 0No se puede votar dos veces

Descripción

La zorra de mi vecina nunca tuvo los cojones de decirme lo que sentía por mí. Jamás me había dedicado un gesto, una mirada o una sonrisa. No había manera de que yo sospechara de que me tenía ganas. Recién después de follármela me confesó que hacía meses que estaba deseando que le echara un buen polvo. La muy zorra hasta se masturbaba pensando en mi polla. Por suerte, al menos tomó la decisión de hacerme ir a la casa con la excusa de que el ordenador no le funcionaba. Así logró que me la follara a cuatro patas sobre la silla y, cuando acabamos, se lamentó de no haber tenido esa idea antes.

Categorías