29 Nov 23 312

Mi esposa consiguió el credito con una mamada con paja cubana

+ 3No se puede votar dos veces

Descripción

Nunca pensé que las tetas de mi esposa me darían más satisfacciones que las que me da cuando me las enseña, se las toco o se las chupo. En este caso el que tuvo la suerte de vérselas, manoseárselas y comérselas fue el prestamista, quien nos aprobó el crédito a cambio de que le enseñara los melones, se dejara meter mano y lo masturbara. La guarra también le chupó la polla, pero me confesó que eso ni siquiera se lo pidió. Al chaval le alcanzaba con una buena paja cubana pero ella, después de haberle puesto el rabo como una piedra, no podía quedarse con ganas de probarla.