14 Feb 24 215

La rubia dormía tranquila hasta que se despertó con un consolador en el coño

+ 0No se puede votar dos veces

Descripción

El novio de esta jovencita rubia sí que es un cabrón. Mientras ella estaba durmiendo plácidamente, le bajó las bragas y empezó a comerle el culo. Metiéndole la lengua suavemente en el ojete, comenzó a excitarla poco a poco y, después de chuparle un poco el coño, le metió un consolador enorme. Cuando la rubia despertó, estaba caliente como nunca y era obvio: Estaba siendo follada por una polla gigante de goma. Apenas abrió los ojos, se echó encima del novio para comerle la polla y, después de mamársela, se pusieron a follar como conejos. ¡Los dos estaban que se salían de la calentura!