05 Ago 22 939

La hija se sacrificó por el padre y recibió treinta corridas

+ 0No se puede votar dos veces

Descripción

El padre de la jovencita comenzó a leer la carta que le habían dejado sin podérselo creer. Le decían que habían conocido a su hija, que ella les había dicho que lo quería mucho y que estaba dispuesta a hacer cualquier cosa para que dejara de sufrir por las deudas. Tras arreglar una paga de 100 euros por cada corrida, la citaron en una fábrica, se la follaron entre varios y la llenaron de leche. La guarra regresó a la casa con todo el cuerpo pegoteado, el coño escocido y 3000 euros en los bolsillos. Su padre pagó la deuda y nunca más volvió a pedir dinero prestado. Ella, en cambio, descubrió su vocación.