01 Abr 24 75

El guardia le dijo a Tali Dova que se tragara la leche y se fuera si no quería que la denunciara por ladrona

+ 0No se puede votar dos veces

Descripción

Tali Dova no tenía opción. Tenía que obedecerle al guardia aunque ya se hubiera quitado la ropa hasta quedarse en lencería. El cabrón iba por más, y ella sabía que cualquier cosa que lo hiciera cabrear podría hacerla acabar en la cárcel. No sabía por donde empezar. Si por quitarse las bragas y el sujetador y quedarse completamente desnuda, o arrodillarse y ponerse a comerle la polla. A esa altura ya le daba igual. Era inminente que terminara follándosela, de frente y desde atrás, y que acabara corriéndose en alguna parte de su cuerpo. Eligió su boca, para obligarle a saborear su corrida hasta que llegara a la casa. Tali juró no volver a robar nunca más en su vida.